pinturas


El dibujo y la pintura me han permitido llegar a ver de cerca, rincones, suelos, gavias, molinos de años inciertos y la vegetación agreste de Fuerteventura, que sin quererlo, ha transformado la mirada subjetiva en el detalle armónico de mis obras.

Porque para dibujar algo, hay que mirarlo de frente, de lado y en momentos diferentes dejando que fluya un sentir que nos integre con aquello que estamos observando. Y así, podamos representarlo siguiendo la línea estrecha que unifica nuestro punto de vista y la esencia del objeto de nuestro estudio.

Dibujándolo, aprendemos a distinguirlo de otros.
Y dibujándolo, lo conocemos.
Y conociéndolo, lo respetamos.

- clica en las imágenes para verlas a gran tamaño -